Muchas veces damos por hecho que sabéis cómo trabajamos, que conocéis qué es lo que diferencia a Cotonnus de otras firmas, pero a veces hablamos con clientas que han visitado otras marcas y nos sorprendemos cuando descubrimos cuanta gente desconoce todo lo que puede aportar un buen proceso de diseño y confección.

Hoy queremos contaros que se esconde detrás de cada una de la prendas de Cotonnus, cómo ocurre la magia en nuestro taller para que estéis perfectas, ya seáis novias, madrinas o invitadas.

El primer paso es esencial y es en el que estáis más presentes, es en el que os conocemos a vosotras, a vuestro estilo y  fisionomía, hablamos de qué es exactamente lo que queréis y lo hacemos posible ¿Cómo? Elegimos tejidos de calidad que funcionen con el efecto que queremos conseguir, ya que hay que conocer las texturas y las caídas de los tejidos para conseguir resultados que se basen en la personalidad y el físico de cada persona.

Para nosotras una de las partes más divertidas del proceso es cuando os tomamos medidas… vuestra cara lo dice todo. No, nos apañamos con tres medidas, generalmente tomamos un mínimo de doce para que cada detalle esté perfectamente controlado y no os sobre ni os falte por ningún lado y quede todo maravillosamente bien.

Más tarde empieza el proceso que no veis, la cara oculta de Cotonnus, lo que ocurre al bajar las escaleras. Es ahí donde nuestro equipo de profesionales empieza por el patronaje, quizás os preguntéis que es eso: el patronaje consiste en adaptar vuestras medidas al papel, porque no, no seguimos un cuadro preestablecido, lo que hacemos es traspasar las medidas con escuadra, regla y lápiz para después plantear cada detalle sobre los tejidos usando jaboncillos (que son unas tizas especiales que no dañan las telas).

El siguiente paso es el corte y el montaje para la primera prueba,  para ello toda la prenda, incluida hasta la cremallera, se hilvana a mano. Esta es la prueba más fea de todas, pero es muy necesaria, es en este momento en el que se intuye el modelo y se ven los volúmenes. Es en este momento en el que abrimos el escote contigo y pulimos la forma.

A estas alturas el producto ha pasado por al menos tres manos, ya que somos un equipo de profesionales especializadas en cada detalle del proceso, no somos una modista, sino varias personas que colaboran para cada paso del proceso de confección.

En Cotonnus trabajamos con el mimo y la dedicación de antaño y le añadimos un plus de calidad que hace posible que nuestras clientas se vean como se habían imaginado, además ofrecemos un trato cercano y personalizado con una disponibilidad constante a lo largo de toda la creación de cada prenda.