No hay zapato que estilice más la figura y nos haga vernos todavía más increibles que unos buenos tacones. Y a mayor altura, mayor deseo de poseerlos nos invade. Pero todo lo positivo que guarda lucir unos stilettos de vértigo es equiparable al dolor y a la incomodidad que provoca en nuestros pies. De ahí el amor-odio que sentimos por el mejor compañero de nuestros looks de fiesta.

Próximamente las fiestas y los eventos importantes llegarán uno detrás de otro. Resistirse a unos taconazos será cosa de expertas. ¿Temes por si te vuelven a hacer daño? ¿ No llegar al final de la noche sin tener que cambiarte de zapatos? O, lo que es peor, ¡pasarte toda la velada sentada! Antes de subirte a un par de ellos y lanzarte a la aventura de la noche, debes tener en cuenta estos tips que te ayudarán a sufrir un poquito menos.

 

 

  1. Hidrátalos y exfólialos

Antes de calzarte prepara tus pies con una crema exfoliante, un baño relajante e hidrátalos con un masaje. No olvides comprobar que tus pies estén completamente secos antes de ponerte los zapatos y así evitarás las grietas.

 

  1. Menos es más

Si no estás acostumbrada a llevar tacones, no te pongas unos nuevos y altísimos para una fiesta por primera vez. No aguantarás ni media hora, estarás incómoda desde el principio y el dolor será insoportable. Opta por algo más cómodo como unos tacones de unos 5 o 6 centímetros como mucho. También te proponemos también unos tacones anchos y la comodidad estará más que garantizada.

En caso de que no te quede más remedio que llevar unos tacones altísimos, intenta ensayar desde una semana antes al evento en casa. El pie se tiene que acostumbrar a una nueva forma de caminar que difiere mucho a ir sobre plano.

  1. Elige unos zapatos de tu talla

Los zapatos de tacón que te están ligeramente grandes son aún más incómodos; procura que se te ajusten perfectamente al pie y que no tengas además que sujetarlos para no perderlos haciendo fuerza con el empeine.

 

  1. El poder del esparadrapo

Este truco es muy poco conocido, pero efectivo. Une el dedo corazón con el anular con un esparadrapo o una tirita para engañar al nervio que nos produce el dolor.

 

   5.Pega unas plantillas a los zapatos

Van adheridas a la suela del zapato como si fueran unos filis y evitan que recaiga todo el peso del cuerpo en el metatarso. Las suelen poner los zapateros, pero también se pueden comprar por Internet.

 

  1. Piensa en otras opciones

Piensa en las cuñas como una buena opción si no puedes soportar los tacones altos. Con estas, a pesar de que se puede elevar muchísimo el talón, la superficie de apoyo del pie es mayor por lo que las molestias son menores y aparecen más tarde.

Tampoco te olvides de las plataformas, un par de centímetros más en la suela te puede permitir llevar un tacón más cómodo de unos 7 centímetros que, en realidad, equivalen a 9.

 

¡Y ya estarías lista para salir estupenda a tu gran evento!