Llevamos unos días en los que hemos podido disfrutar del sol, y como anima !. Dan ganas de salir a dar paseos o sentarse en las terrazas, y nos recuerda que ya estamos con las bodas de primavera. En el atelier hemos aparcamos los terciopelos, crepes de lana, y hemos guardado las capas y abrigos y nos ponemos en modo primavera, llenamos todo de tejidos de colores y estampados primaverales.

Queríamos contaros algo que llevamos tiempo preparando pero que ya es una realidad: como bien sabéis nuestras novias que son muy especiales para nosotras, nos reímos con ellas, nos emocionamos, compartimos la organización de su gran día, el día de su boda. Son parte de esta familia y queremos daros las Gracias con un regalo muy especial. Hace justo un año nos pusimos a pensar que deberíamos regalar a nuestras novias, queríamos que fuera algo que pudieran tener el día de su boda, pero también que pudieran disfrutar muchos días más. Un día en el taller fue Erika (nuestra modista) la que comento “si hacemos los vestidos con el mayor mimo y máximo detalle, ¿cómo podemos mejorar eso?«.

Nos imaginamos los nervios, los momentos previos y pensamos «¿cómo podríamos completar ese momento?». La respuesta fue unánime nuestro regalo tenía que ser una «bata de novia», para que pudiésemos acompañarlas antes y después de ponerse el vestido de novia Cotonnus que habíamos creado para ellas. Así empezó nuestra andadura por esta nueva colección de batas para novias de Cotonnus, que muy pronto podréis ver en la web.

Muchas gracias por acompañarme, te mando un beso!